Bolívar Sánchez: “No estábamos investigando a Miriam Germán”

La Procuraduría General de la República confirmó ayer que solicitaron y obtuvieron una orden de interceptación de llamadas del número de la jueza presidenta de la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia, Miriam Germán Brito, pero indicó que no la utilizaron.

Durante una incidentada rueda de prensa, Bolívar Sánchez, inspector general del Ministerio Público, explicó que solicitaron el 24 de noviembre del 2018 orden de interceptación telefónica a la jueza Odania Lapaix Mejía de la Oficina de Atención Permanente de Santo Domingo Oeste, a un número telefónico que tenía diversas llamadas, salientes y entrantes, al móvil de Richard Miguel Gloss Ovalle y/o Richard Molina Ovalle, a quien definen como un presunto narcotraficante.

Sánchez, indicó que en la solicitud de interceptación se estableció al tribunal que el objetivo no estaba identificado.

“Objetivo no identificado, así se solicitó la orden, porque todas las órdenes no tienen que llevar un nombre… Pero nosotros no llegamos a escuchar, ni las telefónicas nos suministraron ninguna llamada de la magistrada Miriam”, refirió el inspector, quien además dijo que cuando él se dio cuenta de que la comunicación correspondía a la jueza, no remitió la autorización a la telefónica.

La magistrada Odania Lapaix autorizó a Sánchez a interceptar por un período de 60 días el teléfono “en vista de que el mismo es utilizado por el ciudadano solo conocido como por BNI; quien está siendo investigado por violación a los artículos 5-A, 59, 75 párrafo II y 85 letras A, B y C, de la Ley No. 50-88 sobre Drogas y Sustancias Controladas”.

De acuerdo con la explicación dada por el inspector, Richard Miguel Gloss Ovalle y/o Richard Molina Ovalle, quien fue identificado por Miriam Germán como la persona que le construyó una casa en Ocoa, tenía doble identidad y que por eso habían abierto una investigación contra él.

Señaló que la investigación no estaba en fase de dar participación a la Junta Central Electoral. La solicitud de interceptación del número de Miriam Germán, se hizo el 15 de noviembre del 2018, nueve días después de que Molina Ovalle se suicidó en el Mirador Sur.

“Entonces, como no estábamos investigando a Miriam Germán, ni la casa de Miriam Germán, nosotros estábamos investigando al grupo mafioso que se dedica a otorgar este tipo de identidades que no son falsas, reitero, porque las cédulas falsas son las que hacen en los patios. Esas son cédulas obtenidas en nuestro sistema de identidad nacional”, precisó el inspector.

“Cuando vemos eso, nos causa extrañeza y nos obliga a profundizar más en la investigación para determinar qué hacía el número de la magistrada Miriam Germán dentro de unos números objetivo nuestro con gente del bajo mundo”.

Al preguntarle ¿Cómo se identificaba el presunto narcotraficante? El funcionario respondió que “hay preguntas de este tipo que solamente podrán hacerla sus relacionados, los que fueron a la funeraria a llorar cuando se murió. Con jipío, que se vieron gente conocidas ahí, frente al féretro”.

Reacción de la jueza

La presidenta de la Segunda Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), dijo que “no cuadra” la versión que da la Procuraduría General de la República en torno a la orden interceptación telefónica de que fue objeto su teléfono.

“Pero eso no es verdad, entonces eso no cuadra, con que él dice que se equivocó y que no era mi teléfono”, adujo la magistrada al ser contactada por Diario Libre. Ante la pregunta de por qué “no le cuadraba”, Germán subrayó: “Porque si se equivocó, entonces por qué tenían mi teléfono”.

Sobre Richard Miguel Gloss Ovalles y/o Richard Molina Ovalles, imputado de una investigación por presunto narcotráfico, dijo que nunca lo conoció como delincuente y que esa persona le hizo un trabajo de una manera normal.

“Yo nunca lo conocí como delincuente, lo conocí como un señor de mucho trabajo y si tú para emplear una gente, hasta para que te ponga una ventana, tienes que pedir los certificados de no delincuencia, entonces nos vamos a joder”.

“Yo no sé hasta qué punto eso no es verdad y no suelo ser como ellos, que dicen lo que les da la gana sin importar a quién hieren”, agregó la magistrada.

EE.UU. retiró visa a juez que denunció a Miriam

La embajada de los Estados Unidos le retiró la visa al juez José Gregorio Bautista Vargas, luego de emitir la sentencia condenatoria contra el narcotraficante Winston Rizik y que el entonces director de la carrera judicial, Justiniano Montero, le dijo que ese caso era de alto interés del Poder Judicial.

Bautista Vargas, quien reiteró ayer que la jueza Miriam Germán lo contactó mientras conocía el proceso para decirle que tiene un amigo español y que a él le interesa saber si se puede hacer algo con el proceso.

En la denuncia depositada en la presidencia del Poder Judicial, también se establece que a la semana de haberse emitido el fallo que condena a los hermanos Rizik a 10 y cinco años de prisión, la embajada lo llamó para tomar sus huellas dactilares y retirarle el visado.

“En fecha no precisada fui llamado al despacho del Director General de la Carrera Judicial en donde fui informado de la necesidad de que yo, conjuntamente con la jueza Brenda Galán, conformáramos el Tribunal Colegiado de Monte Plata, ello en razón de que existía una necesidad en la institución de darle solución efectiva al proceso en contra de los hermanos Rizik, ya que se trataba de un caso de los denominados sensibles, toda vez que la Embajada de los Estados Unidos presentaba significativo interés de que sea conocido por jueces probos”, señala en la misiva el ahora juez suplente de la Sala de Trabajo de la provincia Santo Domingo.

vía:diariolibre.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS A ESTE NOTICIA

Leave a Comment