Todos los caminos conducen a China

Sorprende la velocidad con que las autoridades nacionales han asumido las relaciones diplomáticas y comerciales establecidas recientemente con la República Popular China. Tanto así, que ya se ha anunciado la visita del Presidente dominicano a ese lejano país del oriente y se espera que, en un corto plazo, el presidente chino haga recíproco ese gesto. También, ya ambos países tienen abiertas sus respectivas embajadas y el flujo de funcionarios hacia una u otra nación han empezado a moverse.

Si todo sigue como va, y contando con los turistas chinos, pronto llegaremos a la meta que se había establecido de 10 millones de turistas en un año. Por igual, se espera que con los acuerdos que se firmen entre el presidente Danilo Medina y su homólogo Xi Jinping, se despierte el interés de los empresarios chinos por invertir en República Dominicana. Con la creatividad e innovación que practican los chinos, es probable que los mercados de la economía dominicana conozcan un mayor dinamismo y que haya un efecto multiplicador beneficioso para los agentes económicos.

Las expectativas de que el intercambio comercial entre ambas naciones se active también han aumentado, y se espera que las exportaciones dominicanas den un salto mayor a partir de este momento. Según un documento del CEI-RD, en el período 2012-2016, el volumen negociado entre la economía dominicana y la china es de más de 7,700 millones, con un balance claramente favorable para la nación asiática. En efecto, en cuatro años le vendimos a los chinos algo más de 1,000 millones (17% del intercambio), mientras ellos nos vendían más de 6,400 millones (83% de las relaciones comerciales).

ADEMÁS:  Maduro fue a China “a entregar recursos venezolanos”, dice diputado

Pero quizás lo más importante de los acuerdos que se establecerán con China lo constituye la posibilidad de que nos convirtamos en un gran centro de distribución para Centroamérica y el Caribe, lo que sí sería una apuesta positiva con resultados casi asegurados. Sin exagerar, podríamos pensar hasta en una Ruta del Caribe. Esto implicaría, en el corto y mediano plazo, una mejora sustancial en la infraestructura marítima, aérea y portuaria, así como la necesidad de modificar la forma en la que hacemos negocios.

De hecho, será imprescindible que desaparezca la corruptela y que se hagan más eficientes y transparentes los sistemas que avalan las relaciones comerciales, pues los chinos no cogen corte con la corrupción ni con los esquemas mafiosos cuando se trata de su economía.

Vía:eldinero.com.do

ARTÍCULOS RELACIONADOS A ESTE NOTICIA

Leave a Comment